CUIDADOS EN EL GATITO

Estándar

En el articulo pasado hablamos de la nutrición natural en perros, y en este nos basaremos en la nutrición del gatito.

El gato es un carnívoro estricto, lo que quiere decir que necesita proteína animal para vivir y desarrollarse correctamente. El tipo de proteína que necesita el gato puede provenir de la carne roja (carne de buey, caballo, cordero…) carne blanca (pollo, pavo…) o del  pescado (pescado azul y blanco). De proteína necesitaría dos cuartos de la alimentación total. El gatito también necesita fibra en su alimentación para que sus intestinos funcionen correctamente, pudiéndole dar judías, espinacas, acelgas… las únicas verduras que no son aconsejables ni en perro ni en gato son las cebollas ni los derivados de éstas. Como fuente energética podemos dar pastas o arroz y algo de yogur o queso fresco. Esta última parte será el cuarto restante de la alimentación. Debe tener agua siempre a disposición y conviene remojar la comida con una cucharadita de aceite de oliva.

Es bueno acostumbrar a nuestro gato desde pequeño a una gran diversidad de sabores y texturas de comida, porque si no de adultos todo aquello que no han probado lo rechazan.

El gato come por el olfato, así que es muy interesante preparar las comidas bien aromáticas, y no servirlas frías.

Es aconsejable facilitar a nuestro gatito desde pequeño un sitio donde arañar, ya que el gato marca su terreno a partir de la conducta del arañazo. Para arañar les gusta mucho las moquetas, cartones, el mimbre y troncos de leña. Estos siempre deben estar puestos verticalmente y en una zona no muy cercana a donde come y defeca.

Desde muy pequeños aprenden ha hacer sus necesidades en una caja con piedras.

Si es un gato callejero y aún no tiene el mes de edad para que pueda empezar a comer la alimentación anteriormente citada, es aconsejable dar leche de gato ya comercializada, cuatro o cinco tomas al día, y después de cada toma hacerles masajes en forma circular con algodón  empapado de alcohol en toda su barriga, como si fuera la lengua de la mamá, para así estimular la defecación y la micción. Si son gatitos muy desnutridos habrá que darles tres gránulos diarios de CALCAREA CARBÓNICA, CALCAREA FOSFORICA y CALCAREA FLUORICA para que no se produzcan deformaciones esqueléticas. Si están llenos de pulgas, muy frecuente en animales abandonados, podemos ponerles en forma de colonia esencia de menta, citronela y eucalipto.

Si sus heces son líquidas, es muy posible que tengan parásitos intestinales y es conveniente analizarlas para detectar que tipo de parásito tiene nuestra mascota, pero desde un principio podemos darles NUX VOMICA 5 CH tres gránulos dos veces al día, para proteger la mucosa intestinal y CINA 5CH tres gránulos dos tres veces día para ayudar a eliminar los parásitos en general.

Los productos homeopáticos

Imagen

Los productos homeopáticos

Los productos homeopáticos pueden ser de origen animal, vegetal, mineral o químico.

• Un ejemplo de producto de origen animal es el Apis (veneno de abeja) y se prescribe para curar, entre muchas otras patologías, a un animal con edema por picada de abeja, o cualquier otra enfermedad que curse con un edema similar al que provocaría la picadura de esta.

• La Belladona (planta: Atropa belladona) es uno de los remedios de origen vegetal más conocidos. Fue muy utilizada por las egipcias, ya que cuando la tomaban, les dilataba las pupilas, lo cual les hacia tener unos ojos más bonitos. Es una planta que se puede usar en casos de fiebre, cuando entre otros síntomas, el animal presente unas pupilas muy dilatadas.

• De origen mineral, el Mercurius (Metal mercurio) es un remedio usado en patologías que entre otras cosas cursen con agravación por la noche, o con los cambios de temperatura.

• Los Nosodes y isoterápicos, son preparados con órganos, secreciones o bacterias de otro individuo o del propio individuo.

Los productos homeopáticos se preparan siguiendo una metodología muy precisa, estudiada y practicada por el Dr. Hahnemann. El medicamento homeopático debe estar diluido y dinamizado. Por tanto el medicamento homeopático es una dilución hidroalcohólica del principio activo, de la que se obtiene la tintura madre. A partir de esta se diluye y se dinamiza, llegando a dosis infinitesimales. Sin duda alguna, la técnica de fabricación del remedio homeopático es la que proporciona el inmenso poder terapéutico de este.

Hay varias formas farmacéuticas de diluir el producto, y por esto todos los productos homeopáticos se prescriben con el nombre del producto, con la forma de dilución preferida por el veterinario homeópata y con un número que indica cuantas veces ha estado diluido el producto. Cuando mayor es el número, más diluido ha estado. Existen las diluciones centesimales (CH), decimales (DH), y korsakovianas (K). Si nos recetan Belladona 9Ch, estaremos tomando la planta Belladona homeopatizada (diluida y dinamizada) de la forma centesimal hasta 9 veces.

Hay muchas formas de presentaciones homeopáticas. La más frecuente es en gránulos y lóbulos, unas bolitas muy pequeñas que hay que disolverlas en los animales con un poco de agua y hacerles tomar vía oral.

Los remedios homeopáticos habrá que administrarlos varias veces al día, si se trata de enfermedades agudas, una vez al día en casos subagudos o menos a menudo en casos crónicos. Se prescribirán según evolucione la enfermedad.

Existen colirios, pomada, comprimidos, supositorios e inyectables.

La homeopatía hay que tomarla separada de las comidas para que sea mas efectiva.